Tumores del abdomen y pelvis

tumores-abdomen-pelvis

Los tumores mas frecuentes del abdomen en niños son los que se originan del riñón (tumor de Wilms), del hígado (Hepatoblastoma), de ganglios nerviosos (Neuroblastoma), de otros tejidos y en niñas pueden ser del ovario.

El tumor de Wilms (riñón) y otros tumores abdominales infantiles son enfermedades por las que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del riñón, hígado, ganglios del sistema nervioso, músculos de vías urinarias, ovarios y otros tejidos de la cavidad abdominal y de la pelvis.

Tumor de Wilms es el tumor abdominal mas frecuente en niños

Los signos que pueden indicar un tumor de Wilms y otros tumores abdominales infantiles incluyen una masa en el abdomen y en ocasiones sangre en la orina.

Estos signos y síntomas, así como otros tantos, pueden ser por causa de tumores abdominales u otras afecciones. Consultar con el médico si el niño presenta cualquiera de los siguientes puntos:

  • Un tumor visible, palpable, inflamación o dolor en el abdomen.
  • Constipación
  • Sangre en la orina.
  • Fiebre sin razón conocida.

Para identificar (encontrar) y diagnosticar el tumor de Wilms y otros tumores abdominales infantiles, se utilizan pruebas que examinan el riñón y la sangre.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar si existen signos generales de salud, como el control de signos de enfermedad, es decir masas o cualquier otra cosa que no parezca normal..
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento por el cual se toma una muestra de sangre y se analiza lo siguiente:
  • La cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
  • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta oxígeno) en los glóbulos rojos.
  • Estudios de la química de la sangre : procedimiento mediante el cual se analiza una muestra de sangre para medir las concentraciones de ciertas sustancias liberadas al cuerpo por los órganos y los tejidos. Una cantidad inusual (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser una señal de enfermedad en el órgano o tejido que la elabora. Esta prueba se realiza con el fin de ver que tan bien funciona el hígado y los riñones.
  • Prueba de la función hepática : procedimiento mediante el que se analiza una muestra de sangre para medir las concentraciones de ciertas sustancias que el cuerpo libera al hígado. Una cantidad más alta que la normal de una sustancia puede ser una señal de que el hígado no funciona correctamente.
  • Prueba de la función renal : procedimiento mediante el que se analizan muestras de sangre y orina para medir las concentraciones de ciertas sustancias que los riñones liberan a la sangre o la orina. Una cantidad mayor o menor que la normal de una sustancia puede ser una señal de que los riñones no funcionan correctamente.
  • Análisis de orina : prueba para verificar el color de la orina y sus contenidos; por ejemplo, azúcar, proteínas, sangre y bacterias.
  • Ecografía (Ultrasonido): procedimiento para el que se hacen rebotar ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en tejidos u órganos internos y se crean ecos. Se realiza una ecografía del abdomen para diagnosticar un tumor del riñón y de otros sitios.
  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de fotografías detalladas del interior del cuerpo, como el pecho, el abdomen y la pelvis, desde ángulos diferentes y de esa forma se detectan tumores.
  • Radiografía del abdomen : radiografía de los órganos internos del abdomen.
  • Biopsia : extracción de células o tejidos, para que un patólogo las observe al microscopio, y determine si hay presencia de señales de cáncer. La realización de una biopsia depende de lo siguiente:
  • El cáncer está en un riñón o en ambos o en otros órganos.
  • 
Se puede realizar una biopsia antes del tratamiento, después de una cirugía para extirpar el tumor o después de la quimioterapia administrada para reducir el tamaño del tumor.

El tumor de Wilms y otros tumores abdominales infantiles generalmente se diagnostican y extraen mediante cirugía.

Una vez que se encuentra el tumor, se realiza la cirugía para determinar si el tumor es o no canceroso. Si el tumor está solo en el riñón, el cirujano extraerá todo el riñón (nefrectomía). Si hay tumores en otros órganos como hígado, ovarios, u otros tejidos tratará de extirparlos total o parcialmente o si el tumor se diseminó fuera del riñón, se extraerá un trozo del tumor. En ambos casos se envía una muestra de tejido a un patólogo, quien lo observa al microscopio para determinar si hay señales de cáncer.

El tumor de Wilms y otros tumores abdominales una vez que se han diagnosticado como cancerosos serán evaluados para complementar el tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia según sea cada caso.